domingo, 18 de enero de 2009

La niña que una vez se secó por dento.

¿De qué puedo hablar yo en un día que ha pasado de lo más desapercibido posible?

Me fui el domingo pasado esperando una larga y dura semana. Y hablo de únicamente de días, no me sean pervertidos, oigan! Pero no sabía yo que con estas cosas también pasa que a veces las apariencias engañan. Cinco días, que al final han resultado llevaderos, con exámenes no demasiado exigentes y la verdad, con una sonrisa en la cara la mayoría del tiempo gracias a todo lo que sí tengo. Así, hasta que se hizo el momento de volver, a mi casa. Con mamá todo el tiempo posible; de compras buscando un mp4 nuevo, de pensar en un tatuaje, de retrasar llamadas prometidas, de poner orden en un armario que a parte de toneladas de ropa guarda cajas secretas en las que se esconde, por ejemplo, el primer pañal del primer paquete que compramos hace 10 años para él, de cocinar mientras bailamos..He estado a gusto y no he querido ni necesitado apurar el tiempo haciendo nada más. Lo único, perder algunos minutos pensando en sus vacaciones en familia. Pero ni siquiera el arrebato adolescente despechada al descubrir todo lo q se están queriendo (sí, me da la vena egoísta, envidiosa y arrepentida aunque a mí me vaya bien), me ha hecho llorar.

¡Y yo quiero llorar! Un poquito, sólo unas gotitas. ¡Vamos, si a mi nunca me ha costado nada soltar una y un millón de lágrimas! Pero tengo una racha en la que no me sale, y no sé si me da miedo por lo que pueda venir después o, simplemente quiero que el mar se vuelva a colgar de mis pestañas porque me asusta el descontrol y lo desconocido. Qizá sean tus ojos los que puedan empaparme. Me intrigan muchas cosas fuera de mi alcance, pero creo que eso de los berrinches siempre ha sido algo muy mío a lo que ahora, no le encuentro explicación. La cuestión es quejarse..

Alineación a la derecha
Que hay cosas, que yo ya he aprendido
como que si el amor no se cuida, tampoco crece.
Y a ti*,
no supe cuidarte.
Por eso aprendí la lección.
Pero, no soy yo. Explícale,
a mis labios,
el secreto que yo trato cada día de esconderles.
Ya no son los tuyos los que encuentran al otro lado,
y ya no serán los tuyos,
posiblemente nunca más,
los que les digan
buenas noches.

11 comentarios:

Ayla dijo...

A ver, duendecilla. Me pides consejo sobre un libro para tu viaje. Puede haber muchísimos, dependiendo de lo que te apetezca leer o tu ánimo en ese momento. Te dejaré algunos, a ver si acierto con alguno:
El último que leí fue Marina, de Zafón. Es ameno, tiene romanticismo, misterio, terror... un poquito de todo.
Me gustó mucho El Socio, de John Grisham, que te mantiene en vilo hasta el final; La aventura del tocador de señoras, de Eduardo Mendoza, es muy divertido y original; El Gen, de Michael Cordy, mezcla ciencia, historia y acción;... la historia de Cienfuegos, el cabrero que viajó de polizón a América escapando de un terrateniente furioso al que le había cepillado a su mujer... en fin, son innumerables las opciones. Tú misma.
Por cierto... el viaje es de placer, para quedarte... una visita especial... Un besote

Luchete dijo...

Bueno, llorar es bueno, lo aconsejan, pero claro... forzarlo no hay q forzarlo ok? Si no sale no sale... de toas maneras el uejarse forma parte de nuestra antonomasia ok? Así q... ánimo chica y valora mucho lo q tienes....un abrazo!

Narkia dijo...

Sólo cuando perdermos a quien queremos empezamos a darnos cuenta de todo aquello que hemos hecho mal...Cris todo ocurre por algo, pero hay que recordar siempre que no tenemos seguro a nadie, que nadie es de nuestra propiedad y que en cualquier momento puede volar.
Supongo que hay que cuidarlo como a los peces...dosificarles la comida porque el exceso les mata.
Te lo habré dicho alguna vez...en la vida hay personas maravillosas, sólo tienes que conocerlas y darte cuenta que tu vida no se encierra en una persona, en una habitación ni en los recuerdos.
No dejes secarte por dentro, empieza a llorar de alegría.
A tu regreso... si quieres nos vemos en Madrid.
Un abrazo enorme.
tQ

Nebulina dijo...

Pedazo de resumen e?? Impresionante lo del pañal, en serio ;)
Oye, te quedan pocos días pora quí no?
Un besazo!

Alex dijo...

...también puedes llorar de alegría...no?...
...es que siempre nos han seducido más los estados melancólicos...
...es lo que tiene el ser humano...

Kisses!

Lebacsac dijo...

tranqui criiiis!!! q al final no es para tanto... se nota solo un pinchacico al principio :S pero ya está, tmb te digo, wneo, mñn te lo cuento, jaja q me han tenido q tumbar xq taba nerviosa jajaj pero weno, mñn t explico :P

ah tmb q a mi m han puesto la aguja de niño ajajjajaja

reeelax ^^

ta mñanaaa!! (K)(K)(K)

miashess= muchos maullidos de gatos shu flamenkitos XD

Ro dijo...

Llorar, ay!!!! alomejor es pq ahora escribes más q antes.... A mi escribir me seca las lagrimas :)Anyway, nice to hear from you ;)

tendenciaasesina dijo...

Fue por amor al arte, y nunca mejor dicho... jáh

Oscar García dijo...

Un tatuaje, me encanta!! Has pensado algo?
Me ha encantado esa sinceridad, ese querer llorar.
Un beso

Alatriste dijo...

Mi querida protagonista de cuento de hadas, siempre te entiendo. Hablas alto y claro, por lo que no te preocupes. Cada huella que me dejas es un regalo. Te mando ánimos y no creo que estés seca por dentro. Tienes un interior muy rico. Ser sensible es una virtud. No cambies nunca. Suerte con esos exámenes y gracias por estar ahí. Hasta pronto.

Narkia dijo...

Hola!!!!!!!!!!ya he acabado los exámenes, por fin...aunque para lo que he hecho no sé por qué estoy tan contenta, más que nada porque vaya junio, julio y septiembre me espera, me tiraré de los pelos.
Hoy se supone que ibas a bloggear, no? Espero poder actualizar en el faro esta noche que creas o no, lo echo de menos.
Y eso que hoy? te nos piras?porque para tu viaje creo que aún queda un rato largo, no?

Bueno cariño, espero que des señales de vida y ya sabes, "Siempre nos quedará Madrid".
Un besooo gigante